La inevitable irrupción de las edtech en el ámbito empresarial

En los últimos tiempos, la enseñanza en el ámbito educativo ha sido testigo de cambios dramáticos. Los alumnos ya no están limitados a las cuatro paredes de un aula y ahora combinan ese espacio físico con la educación a distancia a través de Internet o e-learning imponiendo su propio ritmo y objetivos a la hora de adquirir conocimientos.

Es innegable que el avance imparable de los aparatos y la conectividad han obrado el milagro. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esto ha venido acompañado de un cambio de mentalidad por parte de los alumnos que han dejado de pensar en formarse para “lo que se pueda necesitar” poniendo el acento en “lo que se necesita ahora mismo”.  Es muy posible que este cambio de mentalidad sea consecuencia de la revolución tecnológica a la que hemos asistido.

Pero independientemente de qué fue antes, el huevo o la gallina, lo cierto es que cuando hablamos de alumnos, es indispensable pensar en el significado amplio de la palabra: personas de todas las edades que no necesariamente son estudiantes a tiempo completo. Es difícil pasar por alto que el empleado también es un estudiante con necesidad de formarse de manera continua y siguiendo la estela de los cambios tecnológicos y de adquisición de conocimiento que el entorno laboral le exige.

Y lo mismo que las universidades más prestigiosas del mundo han abierto sus puertas físicas y virtuales al hambre de conocimiento con iniciativas como Coursera, las empresas también tienen que apuntarse al cambio de paradigma poniendo a disposición de sus empleados las herramientas tecnológicas necesarias para que adquieran habilidades que serán imprescindibles en su presente y futuro laboral inmediato.

Cada vez es más evidente que las empresas deben colaborar en la re-formación de su gente para que, a través de plataformas e-learning propias o mediante acuerdos alcanzados con empresas edtech (abreviación de educational technology), logren adaptarse al ritmo que exigen los cambios tecnológicos y de conocimiento internos para que juntos (empleado y empresa) disparen su productividad. Estamos hablando, por ejemplo, de la velocidad de adaptación a los nuevos sistemas de software de gestión dentro de ella o los procesos de incorporación de nuevos trabajadores dentro de la organización.

La lista de posibilidades es tan larga como la propia capacidad de innovación:

- Cursos sobre el software que utiliza la empresa.
- Cursos sobre la industria de la empresa.
- Cursos para formar acerca de puestos específicos en la empresa.
- Cursos de Recursos Humanos sobre políticas de la empresa.
- Cursos sobre procesos internos de la empresa.
- Evaluaciones y certificaciones internas sobre los cursos de la empresa.

Por tanto, ahora que la necesidad de seguir formándose durante toda la vida es toda una obviedad, aún queda por determinar quién será el encargado de liderar la promoción de esta formación: ¿el propio empleado, el empleador, el sistema educativo? Solo el tiempo (medido en nanosegundos) y la irrupción de empresas edtech que proporcionen las herramientas adecuadas “para lo que se necesita ahora mismo” a los consumidores y empresas tendrán la respuesta.

¿Quieres crear tu propia plataforma e-learning?

 Te ayudaremos.

La inevitable irrupción de las edtech en el ámbito empresarial
Odoo Academia, Ana Escalante
21 enero, 2020
Share this post
Categorías
Editar
Archivar
Los gastos de los empleados, claros como el agua con Odoo